Cojín con el blasón de la Casa Stark

Cojin Stark

Este cojín, que en realidad realicé por duplicado, fue para hacer un (en realidad dos xD) regalo(s) para un par de buenas amigas, una de las cuales es la otra contribuidora de este blog.

Pensé que iba a ser mucho más complicado de lo que acabó siendo, por lo que no es un mal proyecto si tenéis un poco de tiempo y los materiales adecuados, claro. Y como regalo, es ideal si tenéis amig@s frikis a los que les guste mucho Game of Thrones.

Vamos a ello.

Materiales:

– Un cojín de color crema o blanco roto: os recomiendo que la tela sea de algodón, sin apresto y de aspecto uniforme.

– Pintura textil de color gris, rojo o rosa, blanco y negro. (En principio como es para uso de interior, con una pintura acrílica estándar para manualidades debería valer también).

– Un par de Pinceles: uno plano para las zonas más grandes y otro más fino para los detalles.

– Una hoja de papel carbón.

– Cartón duro o pequeña plancha de madera.

– Pinzas de tender.

Proceso:

Lo primero de todo y más básico es lavar el cojín, evidentemente habiendo sacado antes el relleno. Esto es para que la pintura pueda adherirse mejor a la tela, por lo que no se deben añadir suavizantes al agua, ya que buscamos quitar los productos químicos de la tela. Después de dejarlo secar bien y plancharlo, lo extendemos sobre una mesa para poder trabajar más cómodamente.

Necesitamos tener impresa una copia del blasón de la casa Stark, pero podéis hacerlo con cualquier otra casa, claro. En realidad tengo otro cojín que os pondré en el siguiente post, bastante más espectacular que éste xD. Total, que con una copia en una hoja en blanco es suficiente.

Pondremos el papel carbón con la parte de copiar hacia abajo y la hoja con el blasón encima, cuidándonos de que quede mínimamente centrado. Para que no se muevan las dos hojas mientras trazamos el dibujo con un lápiz sin punta, las podemos aguantar al cojín con unas agujas.

Trazamos y éste debería ser el resultado.

Por supuesto, si sois buenos dibujando a mano alzada, podéis hacer el dibujo directamente con un jaboncillo de costura. Pero para este trabajo me pareció mucho mejor hacer el calco. Aseguraos que pasáis por todas las lineas antes de levantar los papeles, para ésto también son útiles las agujas, ya que si quitáis un par, podéis mirar si os habéis dejado algo xD.

Con el papel carbón, las lineas se ven bien y no se borran a menos que queráis borrarlas, por lo que se puede manipular con cuidado, pero sin miedo.

Para asegurarnos de trabajar de forma limpia, es decir, sin manchar el otro lado del cojín, pondremos el trozo de cartón o madera por dentro, asegurándola a la tela con unas pinzas de tender de toda la vida.

Y ya podremos empezar a pintar.

Mi tendencia es siempre empezar con las zonas más grandes, en este caso el pelo del “Direwolf”. Además, en este caso las lineas negras se supone que van “por encima”, por lo que si nos pasamos de la linea con el gris, no es una gran tragedia.

También os recomiendo que si sois diestros empecéis por la parte de la izquierda, a la inversa si sois zurdos, obviamente, ya que así la mano no os molestará a la hora de pintar, ni os mancharéis con la pintura.

Como veis, también aproveché para dar algo de color a las encías. Al ser la base de color crema, podría haberlo dejado tal cual, pero preferí mezclar un poco de rojo con blanco para obtener un tono más rosaceo y real. Repasé los dientes también.

Debéis dejar secar la pintura antes de empezar con las lineas negras, que deberéis aplicar con algo más de cuidado que con las grises. Pero con paciencia todo sale. Por supuesto, si usáis colores sin modificar, no hay problema en arreglar pequeños errores. Si usáis mezclas de pintura, es mucho más difícil conseguir el color que habíais utilizado inicialmente.

Ahora solo hay que esperar a que la pintura se seque del todo (leed las instrucciones del fabricante porqué es el que mejor sabe xD). Pasados las debidas horas, en general un par o tres de días, podéis planchar (¡con calor seco!) el dibujo (siempre poniendo un paño entre la plancha y el dibujo), para fijarlo mejor.

Realmente la plancha no es que fije el dibujo, simplemente ayuda a que el agua que tiene la pintura se evapore y se fije al tejido. Pero siempre está bien darle un golpe de plancha, oiga.

En mi caso añadí también el lema de la casa, en este caso a mano alzada.

Lo último que os recomiendo, ya para terminar, es que lavéis el cojín otra vez. Y lo volváis a planchar. La pintura aguanta al lavado a mano, así que no tenéis que preocuparos por eso.

Y éste es el resultado de mis esfuerzos.

Game of Thrones y el blasón de la Casa Stark pertenecen a George R.R. Martin y a HBO respectivamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s