Zapatillas: La Naturaleza a tus pies

¡Pues nuevamente vamos con unas zapatillas!

¿Y es que a quien no le gusta tener algo único y exclusivo? Y aun más si es hecho expresamente para ti.

Zapatillas: Naturaleza

Pues esto es lo que inspiró la historia para estas zapatillas. En una de mis invasiones veraniegas tuve a mis amigas en mi casa, nos lo pasamos bien, nos reímos… blablabla xD. Fuimos de compras un día, y una de mis amigas me preguntó si le pintaría unas zapatillas. Obviamente acepté al momento, así que fuimos a elegir unas apropiadas: simples, de lona y negras. No muy complicado, la verdad.

El siguiente problema fue elegir qué pintar en la tela; ese suele ser el punto más complicado porque la respuesta mas habitual es: “lo que quieras”. Pero no es lo que YO quiera cuando NO son para mi las zapatillas, así que tuvimos que buscar un diseño adecuado.

Y qué puede haber más adecuado que un diseño de inspiración natural cuando mi amiga es una abraza-árboles… perdón, es ambientóloga, y enganchada a Twitter, ya que estamos.

Materiales:

  • Zapatillas de lona o algodón.

  • Lápiz-carboncillo blanco o jaboncillo de costura para dibujar sobre tela.

  • Pintura textil o pintura acrílica.

  • Pinceles.

  • Rotulador permanente de punta fina.

  • Barniz para pintura acrílica (opcional).

Ya veis que los materiales se repiten en todos los posts de zapatillas, como en éste o en éste; pero es que no tienen mucho más misterio.

Proceso:

Tan aburrido como siempre: quitar cordones y cepillar bien las zaptillas si son nuevas, o lavarlas si son viejas. Como el diseño en este caso apenas roce el borde de la suela no hace falta cubrirlo con cinta de carrocero, aunque si os sentís más cómodos podéis ponerla sin problema.

Zapatillas: Naturaleza

A continuación esbozaremos sobre la tela las líneas básicas de las ramas: os recomiendo algo simple y sin mucha complicación, tanto para que sea más fácil pintarlo como para que visualmente no quede tan lleno.

Zapatillas: Naturaleza

Como se ve en la foto anterior, por el lado interior de las zapatillas la rama es más corta, para darle cierta diferencia y que también destaque.

Aunque os extrañe, no recomiendo dibujar las hojas, sobretodo porque va a haber sitios en los que van a solaparse con la rama, y sería un engorro luego. Así que es mejor trazar y pintar las ramas y después hacer las hojas.

Zapatillas: Naturaleza

Utilicé un color plateado para la base de la rama, ya que me gusta el efecto que éste color tiene sobre el negro, y suele quedar muy bien con los tonos verdes de las hojas (aunque estuve a punto de hacerlas rojas y amarillas).

Para dar algo de profundidad a la corteza y para que tenga un aspecto más de madera, usé un rotulador negro para añadir líneas y marcar la rugosidad del material; hay que hacer especial hincapié en los sitios donde hay división de rama, ya que lo habitual es que forme una pequeña protuberancia.

Zapatillas: Naturaleza

Ahora ya sí podemos pintar las hojas. Como he dicho antes, se pueden esbozar (después de pintar las ramas, digo) en la tela o se pueden hacer a mano alzada, ya que esta forma no es demasiado complicada, es como una especie de lágrima. Intentad que no sean muy rígidas, pues las hojas nunca están estiradas y lisas sino que tienen ondulaciones.

También es importante usar distintos tipos de verde, lo ideal es tener un poco de pintura verde en el centro de la paleta y blanco, negro, amarillo o el color que sea en puntos alrededor, de forma que puedas ir mezclando y las hojas no sean tan planas.

Zapatillas: Naturaleza

Podéis poner tantas hojas como queráis, pero tampoco hay que excederse, pues son un par de ramas y no un árbol entero.

Al igual que con las ramas, y para que destacaran más, usé el rotulador permanente negro para reseguir las hojas por el exterior, marcando su forma en especial esas que estaban contra la rama.

Zapatillas: Twitter

Como último detalle para mi amiga, le dibujé el logo de Twitter alzando el vuelo desde una de las ramas, en un azul precioso. Estuve a punto de ponerle también la @ con su cuenta, pero al final decidí que no, ya que hacer letras tan pequeñas es un autentico suplicio.

Finalmente dejamos secar las zapatillas tres o cuatro días antes de usar el barniz para pintura acrílica, si es que se quiere usar, que no es imprescindible. Es un producto peligroso para el medio ambiente, así que hay que seguir las recomendaciones básicas de seguridad: un sitio ventilado, a temperatura adecuada, usando guantes y fuera del alcance de niños y animales.

Lo último que hice, cuando ya estuvieron del todo secas, fue ponerle unos cordones negros, ya que de esta forma hacían destacar muchísimo más el diseño natural que los originalmente blancos. A veces cambiar un detalle tan simple como unos cordones, puede dar otra vida a unas zapatillas.

En mi caso las zapatillas viajaron conmigo a Hélsinki (Finlandia), ya que ahí fue donde volví a reunirme con mi amiga; la otra solución hubiera sido mandarlas bien empaquetadas por correos para que recorrieran los casi 600km que nos separan habitualmente. Pero no, hicieron un trayecto de casi 3000km, porque nosotras la valemos xD.

Anuncios

2 pensamientos en “Zapatillas: La Naturaleza a tus pies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s